Sauna

Los característicos baños sauna se toman en cuartos de madera (tanto sus paredes como los asientos se construyen de este material), que contienen una estufa alimentada originalmente con leña, hoy con electricidad. Ésta calienta piedras, a las que se arroja agua para generar vapor, intensificar el calor y estimular la transpiración. El calor dilata los vasos capilares de la piel para mantener la presión sanguínea, que en un principio tiende a disminuir. El ritmo cardiaco aumenta hasta multiplicarse por dos y hasta por tres. Esto se traduce en una incremento de la circulación en la superficie de la piel, parecido al que se origina cuando caminamos rápido.

Sauna

 

Related posts

Desde SERMA CLIMATIZACION hemos decidido dirigir nuestro trabajo hacia el diseño e implantación de nuevos y modernos sistemas de climatización con una alta eficiencia energética y el uso de energías renovables para conseguir dominar los altos costes de energía.